Uncategorized

 ‘LOCAL PALETTE’ a project by Jochem Rotteveel (1976, The Hague), curated by Albert Pinya

El artista Jochem Rotteveel (Rotterdam, Países Bajos, 1976) presenta, con Albert Pinya como comisario, Local Palette, su primera exposición individual en España. La propuesta, realizada en el singular espacio de TACA, parte de una intervención site-specific cuyo foco se centra en el estudio de las diferentes huellas cromáticas características de nuestro territorio. Tras realizar una breve estancia previa, en la isla, Rotteveel explora e investiga las paletas de los colores locales para desarrollar una renovada lectura e interpretación de sus recorridos, vivencias y experiencias en Mallorca. 

PINTURA EN VENA

El artista Jochem Rotteveel (Rotterdam, Países Bajos, 1976) presenta “Local Palette”, su primera exposición individual en España. La propuesta, realizada en el singular espacio de TACA, parte de una intervención site-specific cuyo foco se centra en el estudio de las diferentes huellas cromáticas características de nuestro territorio. Tras realizar una breve estancia previa, en la isla, Rotteveel explora e investiga las paletas de los colores locales para desarrollar una renovada lectura e interpretación de sus recorridos, vivencias y experiencias en Mallorca. El paisaje y la naturaleza, la arquitectura y algunos edificios emblemáticos, incluso la temperatura y el propio clima le sirven como punto de partida para trazar un relato que nos va dirigiendo hacia un resultado final, donde el campo del color es el protagonista de las representaciones que plantea.

En “Local Palette” un imponente mural de grandes dimensiones y una serie de pinturas de menor tamaño, también imponentes, articulan el eje de la muestra. Todas estas obras han sido concebidas ex profeso y producidas durante su residencia en la isla. Además, como complemento, una serie de documentos y esbozos aparecen presentados para poder contextualizar, de una mejor manera, los pasos llevados a cabo durante la investigación del artista holandés.

Dentro de la tradición pictórica abstracta, la obra de Jochem Rotteveel se mantiene conectada a la estela de otros pintores que, como Piet Mondrian, Mark Rothko, Barnett Newman, Ellsworth Kelly, Frank Stella o Peter Halley, consiguieron traspasar los límites tradicionales de la pintura, desde la exaltación y el uso radical del color, para transformarla en una disciplina en constante mutación, regeneración y cambio. (De hecho, este es uno de los motivos por el cual estoy hoy aquí, escribiendo estas líneas y presentando esta exposición).

La idea de abordar la pintura desde medios y soportes donde nada es pintura pero todo, al mismo tiempo, es pintura quizá sea el componente que más me seduzca en la práctica artística de Jochem. Así lo pude apreciar cuando descubrí, por primera vez, sus trabajos en la feria Estampa (Madrid, 2021) de la mano de la madrileña galería Gärna.

Desde hace más de una década, cuestionando las fronteras entre lo bidimensional y lo tridimensional, Rotteveel ha estado investigando las cualidades escultóricas y pictóricas del papel de aluminio, la cinta adhesiva, los paneles de dibond… Materiales, aparentemente, poco ortodoxos e inusuales en el oficio del pintor. La convicción de que todo tipo de material puede ser apropiado para el arte, siempre que sea capaz de sorprender al artista, entronca con los postulados del americano Robert Rauschenberg y la alemana Isa Genzken, ambos destacados referentes en su constante búsqueda.

En nuestro presente más inmediato, condicionado por modas y tendencias, NFTs, bitcoins, redes sociales y mucha estupidez, la pintura sigue más viva que nunca manteniendo el fuego y las brasas del pasado con la mirada puesta en el futuro, el cambio y la evolución.

Gracias, querido Jochem, por tu aportación.

A.P. (Palma, 29.11.22)